sábado, 23 de mayo de 2009

A veces... (una noche en Varsovia)


El País Semanal. Psicología. La Asertividad.
El País Sunday's Magazine. Images done for an article about assertiveness. 

A veces a uno parece que le sobra el tiempo, pero otras el trabajo se acumula de tal forma que ya ni sabe qué hacer para entregar los encargos, de modo que pueden acabar dándose situaciones muy raras, como encontrarse trabajando durante una noche entera en un hotel de Varsovia unas imágenes para un periódico de España…

Con poco material y menos horas por delante, con compromisos el dia siguiente, no hay más opción que superar la angustia de sentirse como un zorro deslumbrado de noche en una carretera y buscar como sea el modo de concentrarse en una imagen que pueda resolverse dentro del plazo y de forma satisfactoria.

Recientemente me ocurrió exactamente eso, e intentando sobreponerme a la sensación de bloqueo y conseguir una vía de trabajo que cumpliera con esos requisitos bajé en tres o cuatro ocasiones al jardín del hotel a fumar ya que en la habitación no se podía (lo cual me parece excelente, la verdad) coincidiendo en una de ellas con un amigable tipo de Cracovia que pensaba que su ciudad era mejor que Varsovia y que dibujar debía ser mejor que representar productos quirúrgicos y cuyo nombre, o lo que me pareció entender, era el de la figura más representada - junto con la del soldado - en siniestras esculturas al aire libre en la ultracatólica Varsovia. 

En busca de una imagen sobre la que trabajar, aproveché para intentar descifrar en los cinco minutos de conversación que tuvimos como actuaba en mí y en él el tema del artículo que tenía que ilustrar: la asertividad, o si se prefiere el conjunto de signos destinados a la autoafirmación en una relación interpersonal.

Y dí con algo que creía poder realizar con los medios de que disponía y en un tiempo asumible y, tan importante como eso, de manera suficientemente satisfactoria y digna.

Y aún se desprendía de esa imagen otra menor que creo que fue la propia Varsovia en sí misma la que me la sugirió.

Las dos estaban acabadas a las 5:30 de la mañana.

Y yo me acostaba entonces para levantarme un par de horas después de haber visto amanecer en Polonia.

Así empezaba un viaje de dos días con algunas conferencias y exposiciones de relativo interés pero con momentos y piezas brillantes, ejemplos de fonética árabe marroquí (casi conseguí decir albahaca) una visita a la nada que queda del trágico ghetto de Varsovia, alguna buena noticia desde Barcelona, una conexión via skype con la Patagonia y alguna buena charla, cerveza y paseo...

No sé... pero a mi, a veces, me parece todo un poco raro.

A veces...

4 comentarios:

Daílton dijo...

http://paissanduonline.blogspot.com/

Olivia_p dijo...

wow, la ilustraciones genial pero lo que me encantó fue el post, que bueno...

Chahida dijo...

Ei Pep! M'han agradat molt, les il·lustracions, són genials. Però coincideixo amb la Olivia: el post és genial, ho recordo com si fos ahir ;-)

Una abraçada i fins aviat!

方大同Khalil dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.