martes, 13 de enero de 2009

Charlot para Bayard Press


Éste retrato de Charlot es un trabajo ya un poco antiguo, de finales del 2007, para un libro homenaje a Charles Chaplin que publicó en el 2008 la editorial Bayard Press y para el que nos pidió a una veintena de ilustradores que interpretáramos el icono.
Para mí fue un honor que me invitaran a participar en dicho proyecto, ya que entre dichos autores se encuentran algunos de la talla de, por ejemplo, Serge Bloch, Gerard Dubois, Jacques de Loustal, Tom Schamp, Gary Taxaly o  Philippe Weisbecker... 
El libro, con un muy trabajado - a veces desde mi punto de vista incluso demasiado abigarrado - diseño y una excelente impresión, ha sido editado en lengua castellana también por COMBEL incluyendo, como en su versión francesa, una carpeta con las 20 láminas en gran formato y también extraordinaria impresión.
Aunque yo, de pequeño, nunca fui muy fan de Charlot. De hecho incluso  la sola aparición de ése nombre en la pantalla en blanco y negro de la tele de un solo canal de mi infancia -como nos ocurría ante la mirada brillante e ilusionada de las actrices de los musicales (taimadamente camuflados al principio de peli normal...) antes de empezar a cantar - nos expelía, a mí y a mi hermano, del sofá a la calle, a jugar, en fracciones de segundo. 
Y por si fuera poco, ya en los primeros ochenta su imagen dulcificada se recuperó y se puso de moda junto con la de una especie de chica vestida de Pierrot, con grandes ojos llorosos y traje blanco de cuello abullonado y llenó todas las cafeterías baratas, esas con falsas sillas Thonet de tubo de lata negro, todas las peluquerías de pueblo y todas las carpetas de todas las chicas de todas los institutos... 
Pero aunque causó estragos, la moda duró poco. Así que tampoco me traumó tanto como para no poder enfrentarme a este proyecto ahora y quedar satisfecho con el resultado...
Y de hecho, hice la imagen con el mismo mecanismo con el que huía del personaje en mi infancia: jugando.